El alquiler vacacional más caro de los Hamptons

Pasar las vacaciones veraniegas en los Hamptons, en el estado de Nueva York, es un lujo que no todos pueden permitirse: los precios de los alquileres, de hecho, son frecuentemente desorbitados.

En los casos más extremos, para una estancia de catorce semanas en una casa con vistas al mar se puede llegar a desembolsar casi un millón de dólares.

hamptons

Es el caso, por ejemplo, de la que es la casa más cara de esta costa. Una cifra que, hasta hace poco tiempo, era incluso superior: el precio inicial, de hecho, era de 1.300.000 dólares, demasiado incluso para una casa tan grande y dotada de todas las comodidades.

Hamptons

Esta maravillosa propiedad de lujo en los Hamptons se eleva sobre un terreno de unas cuatro hectáreas, y está literalmente inmersa en la naturaleza. Lo que la hace única, sin embargo, no son solo sus dimensiones y la posición privilegiada en que se encuentra: el mérito es también, y sobre todo, de los diversos estilos de su interior, perfectamente combinados entre ellos.

Hamptons

Echando una ojeada a las imágenes del gran salón, por ejemplo, puede apreciarse la preciosa combinación de elementos modernos y de muebles con un diseño claramente retro: el ambiente es agradable y relajante también gracias a su triple ventana que ofrece unas bonitas vistas al jardín de la casa.




Hamptons

El segundo salón, sin embargo, es más íntimo pero menos “clásico” que el principal: lo demuestra la presencia de un cuadro “pop” y de una moderna alfombra animal print. Para volver al pasado, no obstante, basta con traspasar la puerta del gran estudio que se encuentra en la planta baja: sus alfombras, el sofá chester y su chimenea de mármol parecer proceder de una época muy lejana.

Hamptons

El ambiente más impresionante de la propiedad es, de todas formas y sin ninguna duda, la cocina, de estilo country: la isla central y los colgadores de madera oscura combinan perfectamente con las vigas que adornan el techo y con los muros de mampostería, creando un ambiente armónico y delicioso. Por si no bastaba con uno, la casa cuenta con dos comedores: uno es más formal y clásico, mientras que los muebles del otro son contemporáneos.

Hamptons

El mismo contraste de estilos se repite en la planta superior, donde encontramos doce dormitorios: deja sin respiración la habitación principal, por su decoración clásica y por las ventanas que ofrecen unas bellas vistas a la naturaleza.

hamptons

Completan la vivienda: quince baños, tres de los cuales de servicio, un gimnasio, una piscina cubierta y otra exterior, un patio, un campo de tenis, un anexo para los huéspedes y un enorme garaje donde caben hasta cuatro coches.

Hamptons

Recomendar