LUCES, CÁMARAS Y… MET

Desde que Anna Wintour asumiera la presidencia en 1999, la gala del MET se ha convertido en una extravagancia llena de estrellas. Es más, es SU fiesta, y ELLA es quien invita o veta según le plazca. Y amén.

Como cada primer lunes de mayo, la industria de la moda, el show business y la jet-set se reunieron en la que es la fiesta fashion por excelencia del año, aunque oficialmente se celebre una gala en beneficio del Instituto del Vestido del Museo Metropolitano de NY -que viene siendo paradójicamente el único departamento de la organización que tiene que financiarse a sí mismo, y lo hace a las mil maravilla-.

En esta ocasión se le rindió homenaje a Rei Kawakubo, en la exposición “Comme des Garçons: art of the in-between”, siendo esta la primera retrospectiva que organiza el museo neoyorkino a un diseñador vivo, después de la de YSL en 1983.

Aunque no es de extrañar tal hito, pues con su “deconstructora” idea de “romper la ropa” su huella en el  mundo de la moda resulta imborrable.

Sin embargo no sólo es moda y outfits de infarto –más que nada porque podemos quedarnos sin latido a bien pero… también a mal, todo hay que decirlo- ya que las exposiciones del MET dan lugar con frecuencia a revisiones históricas y debates en los estudios de la alta costura y la moda en general.

Peeeeero es inevitable una ojeadita sumarísima de los looks de las “súper elegidas” que asistieron a la noche “X”.

Empecemos.

Jamás se pierde la gala, incluso fue maestra de ceremonia, Kate Perry rindió tributo a Rei Kawakubo sin llevar uno de sus diseños -lo que tiene aún más mérito-. Un total look en rojo, con pedrería, volantes y maxi flores. Una creación rocambolesca y extravagante firmada por John Galliano, para Maison Margiela.

Otra de las más esperadas, Rihanna, consiguió un pleno al 15. Eligió un originalísimo diseño de Kawakubo con mucho volumen, realizado en pliegues en forma de pétalos

y aberturas, que supo combinar con unas sandalias plagadas de tiras.

El negro es sello inequívoco de Kawakubo, y luciendo un abrigo en el tono, firmado por Thom Browne, hizo presencia Solange Knowles, que con su melena afro natural nos

recordó a los cardados que desfilan en las pasarelas para Comme des Garçons.

Una camisa blanca y deconstruida de Monse –firma de raíces asturianas- fue el outfit escogido por Claire Danes, haciendo un claro guiño al legado de la diseñadora nipona.

Julie MacLowe apostó por un diseño icónico de la marca, un look de cuadros punk, el único movimiento con el que Kawakubo siente sintonía, una seña de identidad de la casa.

De la mano de Sofía Sánchez de Betak, quedó patente que las it-girls pueden también estrechar lazos con la estética extravagante de Comme des Garçons, para muestrtak a Sofía Sánchez de Betak,

A pesar que el ADN de Marchesa y el de Kawakubo están a años luz, Rita Ora aunó a la perfección ambos universos con un look muy arriesgado.





Teñida de rojo, un color muy ligado al discurso de la firma, apareció Helen Lasichanh, confiando en un de las siluetas extra voluminosas de CdG.

Imitando el beauty look de la diseñadora, con una peluca negra con flequillo y maquillaje dark., e irreconocible desfiló Lily Collins.

Otra que se decidió por un diseño de la gran protagonista de la noche fue Tracee Ellis Ross, aunque pasó “sin pena ni gloria” por la falta de dramatismo en los accesorios.

Ehmmm… ¿un Gucci “siniestro”? ¡Siiii! Con volantes y en negro, detalles muy propios de la estética CdG, re-interpretado por Alessandro Michele. Y elegido por Dakota Johnson para la cita.

Por su parte Michele Lamy llegó al Metropolitan, con un diseño de su pareja de baile y marido, Rick Owens.

Muy escueto y escotado, de una marca low cost, en rojo y negro y cargado de pedrería. Así fue el outfit que lució Nicky Minaj. Eso sí, nunca un simple complemento dijo tanto como el cinturón con la cara de Rei Kawakubo -o Darth Vader, como prefiráis-.

Y hasta aquí los looks de la noche temática de la diseñadora del Sol naciente, así que ahora es momento de hablar de los lookAZOS de la noche, y que imantaron  los flashes del MET.

No hay alfombra roja que se le resista. Es un oooooooh my God en toda regla para Blake Lively y su precioso Versace en dorado con una larga cascada de plumas en

color azul y turquesa haciendo efecto degradé.

Muy elegante, con un Valentino delicadísimo con capa y en azul celeste, deslumbró JLo.

De rojo pasión, firmado por Ralph Lauren paseó Rose Byrne por la red carpet.

En blanco impoluto y con aires griegos. Así brilló Kate Hudson con su Stella McCartney.

Y por último no podemos obviar el look escogido por Zendaya, que desfiló perfecta con un D&G estampado de escote Bardot y falda voluminosa.

En la próxima edición, más y mejor.
Nai*

Recomendar