PASARELA DE LOS PREMIOS GOYA 2017

Una noche más cine y moda se dan la mano, ahora, en la fiesta del cine español por excelencia, la 31 edición de los Premios Goya, celebrados el pasado sábado.

Porque sí, se trata de cine, de cultura, de premiar y homenajear a la industria cinematográfica española, pero la moda, desde que Hollywood se inventó la alfombra roja también pesa, y mucho. Al fin y al cabo la moda, como el cine, cuenta historias ¿no? y en la noche goyesca, la moda española brilló con fuerza.

Está confirmado: white is the new black, y también se instaló en la alfombra roja del Madrid Marriott Auditorium Hotel tornando la noche muy, muy blanca, nívea.

Una de las que apostó por el blanco fue Juana Acosta que brilló una vez más con un vestido minimalista de The 2nd Skin and Co, con un precioso detalle en el hombro que acompañó con un clutch de la diseñadora venezolana Yliana Yepez, y joyas de Tiffany & Co, que remataba un look imponente.

Con un diseño con capa, de Juanjo Oliva, desfiló Antonia San Juan, que recordaba a la de Tom Ford que lució Gwyneth Paltrow en los Óscar 2012.

También hubo cabida para los tonos empolvados, como el Teresa Helbig rosa pálido de terciopelo -totalmente en tendencia esta temporada-, que eligió Cristina Brondo y que acompañó con zapatos de Ursula Mascaró, joyas de Suárez y bolso de Yliana Yepez.

E n el lado oscuro nos encontramos otros lookazos im-pre-sio-nan-tes que colmaron de auténtico glamour y sensualidad la alfombra roja.

Como nueva musa de Stephane Rolland, Nieves Álvarez volvió a confiar en el diseñador francés y posó con un vestido modelado sobre su cuerpo de la colección Haute Couture.

Un diseño de silueta sirena negro con espectacular flor blanca en uno de los hombros, un detalle icónico en los modelos del creador. Lo combinó con espectaculares salones negros transparentes con detalles de pedrería, firmados por Christian Louboutin, y joyas de Bvlgari, firma de la que es embajadora.




Apuntándose a la tendencia en boga del velvet, Silvia Abascal se enfundó en un diseño asimétrico de terciopelo negro con detalles de flecos multicolor firmado por Armani Privé.
Para el toque final eligió zapatos y cartera roja de Christian Louboutin y espectaculares joyas de diamantes de Yanes.

El broche de oro de la edición, apostando por el noire, llegó de la mano de Amaia Salamanca y su fantástico vestido de Hervé Moreau para Pronovias realizado en paillete negro, de manga larga y con escote en pico frontal y un pronunciado escote en la espalda que la actriz adornó con un larguísimo collar creado en exclusiva por Joyería Suárez.

 

Pero no podía faltar otro clásico, el rojo. Y fue Paula Echevarría quien puso la nota de pasión con un vestidazo rojo, de cuerpo drapeado combinado con escote y mangas transparentes y falda recta de tul, de Jorge Vázquez.

Como complementos escogió un clutch joya creado especialmente para la ocasión de Mibúh y las sandalias Lodi.

* próxima cita: premios Oscar -domingo 26 de febrero- =)

Nai*

Recomendar