…PUEDE SER MI GRAN NOCHE

Quedan muy pocos días para despedir el año,
e imagino que todas os encontrareis
-o tal vez haya afortunadas que no… ¡aleluuuuya!-
ante el dilema perenne de cada 31 de diciembre “¿qué me pongo?”,
porque es indudable que una noche especial merece un outfit soberbio.

En estos días de party navideños,
el “triángulo fashion” nos marca unas directrices
para que no fallemos y despidamos la última noche de 2016 con estilazo.

Sin dudas el tejido rey este año es el terciopelo.
Es más, si has conseguido resistirte… ¡eres de otro planeta!,
Tanto las grandes firmas como las tiendas low cost
han caído rendidas a los encantos del velve.
Esa tela que hace unos años nos parecía demodé,
a
hora aterciopela pantalones, blazers, vestidos incluso zapatos
que podrás combinar con denim, raso
o como toque chic en tus outfits más casual.

 

Pero también podemos apostar por un toque victoriano
y optar por las gasas, el tul, las transparencias o el encaje,
que siguen conquistando las prendas más delicadas y femeninas.

En cuanto al colour-coded, más allá de los clásicos
este año el color revelación es el verde botella.




 

Por su parte los metalizados mantienen su lugar en el podium,
y es que el brillo siempre es una buena idea.
Ya lo vaticinaron las pasarelas, lo apoyó el street style
y ahora es momento de confirmar
que esta tendencia ochentera sigue ON.

Para terminar hablemos del look.
Los códigos van renovándose, de ahí que nada quede
de la hegemonía total del mini-vestido,
y este 31 la clave está en el “dos piezas”.
Tal como apuntó la diseñadora Ana Locking:
“se trata de mezclar prendas más sencillas
que tengamos en el armario, con otras más festivas”.

Hasta aquí el último post de 2016.
Os deseo una despedida de año brutal,
no importa si coméis 12 uvas o lentejas a lo italianini;
si os vestís de lunares siguiendo la tradición Filipina
o repicáis las campanas como en Japón,
pero sea como sea, buscad que sea una noche mágica
-pensad que tendréis que esperar 364 lunas para volver a vivirla-.

 Nai *

Recomendar