Conoce la casa de ensueño de Gisele Bundchen en Nueva York

Gisele Bundchen y Tom Brady son, sin duda, una de las parejas más de moda del momento: ella es una de las modelos mejor valoradas del mundo y él es uno de los jugadores de fútbol más famosos de la NFL, la liga profesional de fútbol americano más grande y popular.


Por eso no sorprende que cualquier noticia sobre ellos levante un gran revuelo, sobre todo si se trata de la adquisición de un inmueble de lujo en pleno centro de Nueva York por un valor de más de 14 millones de dólares.

Gisele Bundchen10

La top model, que por séptimo año consecutivo ha sido coronada como la modelo mejor pagada del mundo por la conocida revista Forbes, ha conseguido por fin su sueño de vivir en la Gran Manzana, ciudad que siempre ha llevado en el corazón.

Gisele Bundchen4

La elección ha sido un elegantísimo ático, situado en la centralísima Madison Avenue en el piso 47 del One Madison Park, histórico rascacielos de Nueva York, con unas asombrosas vistas tanto al Central Park como al río Hudson.




Gisele Bundchen2

La vivienda de lujo se compone de tres dormitorios con todo detalle caracterizados por enormes vestidores que harían las delicias de cualquier mujer, dos elegantes salones con suelos de parqué, una deliciosa cocina open space con isla central, y dos baños con doble lavabo realizados en mármol y muy completos con ducha y una amplia bañera con hidromasaje.

Gisele Bundchen1

Todo el apartamento, que gracias a sus enormes cristaleras resulta muy luminoso, ha sido decorado por el célebre interiorista danés Thomas Juul-Hansen quien, gracias a sus habilidades, ha sabido aumentar exponencialmente la belleza de la vivienda, eligiendo una decoración moderna y muy chic.

Gisele Bundchen

Otros numerosos servicios están reservados a los propietarios de un apartamento en el interior del rascacielos, entre ellos: servicio de portería garantizado 24 horas, un gimnasio abierto todos los días con horario continuado y muchos entrenadores personales a disposición, e incluso una sala de cine.

Lo que está claro es que la pareja no se lo monta mal, de hecho entre sus propiedades se encuentra una mega villa de más de 2.200 metros cuadrados, por un valor de más de 20 millones de dólares en la costa occidental de los Estados Unidos.