Florida Keys: una isla privada de 110 millones de dólares

Que levante la mano quien no haya soñado, al menos una vez en la vida, con tener una isla privada en la que refugiarse y descansar de la fatigosa vida de la ciudad. Si cuentas con ciento diez millones de dólares es el momento de abrir los ojos y pasar a la acción: desembolsando esta increíble cifra, de hecho, es posible hacerse con uno de los magníficos islotes que forman parte del archipiélago de Florida Keys.

Florida Keys Salvaje y con un encanto sin igual, Pumpkin Key cuenta con una superficie de unas diez hectáreas. Comprando esta isla, en cualquier caso, no serás “solo” el dueño de sus playas paradisíacas y de la exuberante vegetación que cubre, literalmente, cada única hectárea de la isla: el precio, de hecho, incluye también una deliciosa villa-bungalow de 465 metros cuadrados. No se trata tan solo de una villa de ensueño en Florida. Inmersa en la naturaleza y a dos pasos de la orilla del mar, está dotada de tres dormitorios, de acceso directo a la playa e incluso de un área recreativa con vistas al mar. Florida Keys




Pero eso no es todo. También se incluyen en la exorbitante suma solicitada dos casitas que pertenecen a los “guardianes” de Pumpkin Key, una extensión infinita de palmeras y un campo de tenis que, si se quiere, puede ser utilizado como helipuerto. Sin olvidar, por supuesto, que la villa está dotada igualmente de un puerto turístico privado, construido de tal manera que puede hospedar hasta un mega yacht. Los propietarios de la casa y sus afortunadísimos huéspedes, en fin, podrán elegir el modo de llegar, por aire o por mar, a este pequeño paraíso en mitad del Océano Atlántico.
Florida Keys Pumpkin Key se encuentra muy cerca de Key Largo y de uno de los resorts más exclusivos de toda Florida. Hablamos del Ocean Reef, al que se puede llegar tranquilamente en barco desde Pumpkin Key y desde cualquiera de las otras islas del archipiélago. Comprar la isla significaría, entre otras cosas, tener acceso libre al exclusivo club y poder disfrutar, así, de todos los servicios que ofrecen: salones de belleza, spa, restaurantes, club de golf y tiendas.

Florida Keys

Por todo ello, Pumpkin Key no es solo una isla. Es un pequeño y encantador reino, y los millonarios que se la puedan permitir serán, a todas luces, los soberanos de un oasis de ciento diez millones de dólares inmerso en las aguas azules del Océano Atlántico.