Entrevista a Silvio Elias, Director General de Ecoveritas

Silvio Elias es el Director General de Ecoveritas, la empresa propietaria de la cadena de productos ecológicos Veritas, que ya suma 19 supermercados.

Desde el año 2002, en Veritas ponen bajo un mismo techo el más amplio abanico de productos certificados procedentes de la agricultura y ganadería ecológica. Estos productos son 100% naturales, libres de químicos, y respetan normas muy estrictas de producción y transformación. Para poder ofrecer los mejores productos al mejor precio contactan directamente con los productores y examinen sus productos para seleccionar sólo los mejores y etiquetarlos bajo la marca propia VERITAS (con más de 250 referencias).

Los productos ecológicos son bastante desconocidos por parte del consumidor, y desde el principio llevan luchando e invirtiendo para comunicar y hacer llegar a los consumidores un mensaje claro: la comida ecológica respeta la salud y ofrece sabor. Su plan de expansión es moderado pero firme, igual que su implacable ambición de convertirse en el referente de la alimentación ecológica en el país.


1. ¿Como surgió la idea de Ecoveritas?

Veritas nace de la observación del fenómeno (boom) de la alimentación ecológica en EEUU y Europa, y sin embargo con escasa presencia y desarrollo en España. Varios amigos nos unimos porque creemos que podemos ayudar al desarrollo del sector.


2. Veritas nació en el año 2002, ¿ha cambiado la filosofía del consumidor en estos 7 años? ¿habéis notado que estamos mas dispuestos a consumir productos ecológicos?

El consumo de alimentos ecológicos está creciendo anualmente a ritmos elevados (doble dígito) desde 2002, y todavía no tiene techo. Se calcula que la cuota podría alcanzar el 3-4% del total consumo alimentario en los próximos años, cuota que hoy ya tienen e incluso superan muchos países de la Europa Comunitaria.

El consumidor coloca cada vez más en su lista de valores prioritarios la inversión en su salud, la mejora de la calidad de lo que compra, y la protección del medio ambiente. Como la comida ecológica es la única que ofrece las tres cosas, es lógico pensar que el desarrollo va a continuar de forma exponencial.


3. ¿Que encontramos cuando entramos en un supermercado Veritas?

El más amplio surtido de productos alimentarios, desde producto fresco como la fruta o la carne, pasando por todas las familias alimentarias, hasta la droguería y la perfumería, todos ellos con certificación ecológica. Tenemos más de 4.000 referencias distintas, entre las cuales destacan los productos del pan y la bollería, que Veritas fabrica a diario como se hacía 100 años atrás, y con el resultado de tener el mejor producto, como mínimo de la ciudad.


4. El gusto por lo ecológico ha llegado también los niveles más altos de consumo, al lujo y a los productos exclusivos. El «valor añadido» ya no se reduce únicamente a lo sofisticado y a lo lujoso, ahora se busca ese «valor añadido» en criterios medioambientales o socialmente éticos, en la sostenibilidad. Desde tu experiencia ¿tienes esta misma percepción?

Ser responsable en la protección del medio ambiente ya no es propiedad de una minoría radical,  sino patrimonio de todos. La conciencia es cada vez mayor y por tanto la sensación de que entre todos podemos mejorar la situación. Por supuesto, existen modos lujosos de contribuir al medio ambiente.


5. Con 1,3 millones de hectáreas, España se sitúa a la cabeza en superficie destinada a la producción de productos ecológicos y sin embargo, el consumo continúa siendo la asignatura pendiente del sector. Producimos mucho pero consumimos poco ¿la falta de información, es uno de los handicap para que se incremente este consumo?

Por ello Veritas lleva 7 años destinando una gran suma en comunicar los valores diferenciales de estos productos, que son muchos. Veritas tiene un espacio propio 3 días por semana en la cadena de televisión Td8, en la que se forma/informa sobre los productos. Además, este año 2009 ha lanzado su propia revista, en la que se ofrecen contenidos de máximo interés para el consumidor, todos ellos relacionados con el valor añadido de la alimentación ecológica.


6. ¿Es complicado encontrar fabricantes o proveedores que cumplan los requisitos ecológicos y de producción para cubrir las necesidades de los consumidores?

Obtener la certificación ecológica es más complicado de lo que parece, porque los requisitos son muy exigentes, pero además buscamos proveedores que quieran y puedan ser socios de viaje en nuestro proyecto de ofrecer la comida ecológica a todo el que la quiera.





7. ¿Cómo controláis que realmente lo que se marca como producto ecológico lo sea?

De ello se encargan los Consejos Reguladores, que inspeccionan y auditan al proveedor antes y durante la producción. Es muy fiable.


8. La revista británica ‘The Grocer’ ha publicado un análisis de las tendencias que definirán al consumidor de los próximos años. Habla la publicación de un consumidor que opta por estilos de vida saludables, que tiene en cuenta el respeto al medio ambiente, que siente nostalgia y gusto por lo retro y que busca productos propios, cultivados en huertos particulares o elaborados en casa, como el pan ¿estas observando esta tendencia en Veritas?

Claro! Y es precisamente lo que ofrecemos. Cada vez más consumidores están hartos de que les ‘dicten’ qué es lo que tienen que comprar y comer, y buscan productos menos industrializados y menos desnaturalizados. Quieren productos con alma, con esencia y una historia que contar, y eso es lo que ofrecemos. En Veritas apostamos firmemente por la diversidad alimentaria (hasta 15 harinas diferentes!) y por la proximidad del origen.


9. ¿Qué tiene de especial las frutas y verduras, la carne, los cereales y los productos de perfumería y cosmética que comercializáis?. ¿Que sabor tiene ese pan que cada noche elaboráis y se reparte diariamente por los supermercados Veritas?

Te puedes comer la piel de la fruta! No sólo puedes, sino que deberías, porque en la piel residen la mayoría de las vitaminas y nutrientes. La agricultura convencional nos ha ‘enseñado’ a pelar la fruta y las verduras porque muchos de los residuos de los pesticidas van a parar a la piel. En Veritas no los encontrarás! Además, la agricultura ecológica no utiliza nitratos para el cultivo, que hacen que la planta sea más hidrosoluble. En consecuencia, la fruta y las verduras ecológicas tienen menos concentración de agua y más concentración de materia seca o, lo que es lo mismo, más sabor. Y para culminarlo, la práctica de la agricultura ecológica no contamina las aguas y frena la erosión y desertización del suelo. Así, comer frutas y verduras ecológicas (y cereales, y yogures, y galletas, y pasta…) es un bingo.

La carne ecológica, además de todo lo anterior, garantiza que no van a llegar antibióticos a nuestro cuerpo a través de su ingestión (los antibióticos están prohibidos como medicina preventiva). Nunca habría ocurrido, ni habrá, un caso de vaca loca con carne ecológica.  Además, el sabor es inigualable. La carne no suelta agua al cocinarla y es más magra, con lo que tiene menos grasas ‘malas’.

Por cierto, la agricultura ecológica garantiza la ausencia total de transgénicos.

El pan de Veritas ofrece sensaciones únicas al paladar. Se elabora con doble fermentación y doble reposo a partir de una masa madre ( sin levaduras!), de manera que podemos tardar hasta 12 horas en elaborar una baguette. Hoy no lo hace nadie así, porque es más fácil echar levaduras que aceleran el proceso y lo abaratan, con el resultado de un pan sin sabor, que tiene más aire que miga, y que a las 2 horas de horneado ya no se puede comer.


10. El domingo 1 de Noviembre se publicó la siguiente noticia:

«Madrid.(EFE.COM).- Productos de alimentación, ordenadores, cosméticos, artículos de limpieza, vehículos y hasta ataúdes ecológicos se ofertan cada vez con más frecuencia en España, pero lo que podría considerarse como un avance en la lucha contra el cambio climático se reduce en ocasiones a una estrategia publicitaria.»

¿que opinas al respecto?

No debería abusarse del término ecológico. Para cada sector, como el alimentario, debe estar regulado cuándo se puede usar y qué significa. De todos modos, el hecho de que alguien quiera aprovecharse de la ‘ola ecológica’ quiere decir que detrás hay una demanda fuerte. El consumidor, que es inteligente, sabrá discernir.


11. Vuestras tiendas se centran en Barcelona ¿Tenéis previsto un plan de expansión para abrir tiendas por otras ciudades?

Nuestra misión es que el que no consuma productos ecológicos sea porque no quiere, no porque no los encuentra o no sepa lo que son. Por lo tanto, y contando con la confianza de nuestros clientes, nuestro proyecto ambiciona salir de Barcelona en los próximos años para ir a otras zonas como Madrid, Baleares, Navarra, etc.


12. ¿Cual es el objetivo de Silvio Elías, cual es la meta que ahora mismo tiene en mente?

No me cansaré de luchar para que comer ecológico llegue a ser un hábito para todos y se instale en nuestra cultura con total normalidad. Deber ser el próximo lujo al alcance de todos.

Agredecimientos a Silvio Elías por su atención