El estudio de arquitectura español, Muher, proyecta el Museo del Tomate en la ciudad china de Taiyuán

El estudio Muher ganador del concurso a la propuesta de un diseño de un museo dedicado a la historia del tomate para la localidad de Taiyuán.

La propuesta que ha hecho Muher ha resultado ganadora frente a lo que proponían arquitectos de Australia, Corea, Hong Kong o Singapur.

El jurado ha valorado el planteamiento del museo que hace Muher a partir de la escultura de un tomate, cuya peladura roja envuelve la estructura espacial en forma esférica .

Los museos albergan contenido ya veces, incluso lo de menos es el contenido cuando el continente es muy majestuoso y potente. 

Para hacer un museo de tomate donde la historia y diversidad del tomate se representará en un recorrido explicativo, se apuesta por una forma circular  que favorece la circulación interior del espectador siempre de un modo concéntrico .


El proyecto del museo, con 6.500 metros cuadrados, contempla dos plantas de exposición: una permanente, donde se mostrara toda la historia de la evolución del tomate y otra, en planta baja, para muestras artísticas y culturales temporales.




En la planta baja, también encontraremos un auditorio con capacidad para albergar a 200 personas sentadas, que sirve de apoyo al recorrido, permitiendo proyecciones sobre la historia de la ciudad y el origen y evolución del tomate.

Otros atractivos del espacio

Contará con una tienda gourmet en la planta baja, donde se adquirirán estuches de piezas seleccionadas de gran calidad, así como diversos artículos de regalo relacionados con el tomate y merchandising del museo.

Sobre ésta, habrá una biblioteca librería, para ver, estudiar y adquirir libros. La ultima planta será para el restaurante y coctelería donde el tomate será el claro protagonista del menú.

El restaurante con capacidad para doscientos comensales tendrá una terraza al exterior desde donde se podrá cenar divisando  todo el parque que también está diseñando por el Estudio Muher con nada menos que 100.000 metros cuadrados de superficie.

Lagos, parques, aparcamientos, jardines, auditorio al aire libre e incluso una parada de un tren lanzadera que acercara a los visitantes desde la ciudad a pasar el día. Un proyecto global de grandes dimensiones.

Paisajismo, esculturas, urbanismo y arquitectura forman un conjunto globalizador con un mismo hilo conductor, el lenguaje de MUHER que integra el volumen arquitectónico del museo con el entorno de arbolado y vegetación, elegidos con cuidado para crear un paisaje cambiante de colores

La inauguración esta prevista para mayo de 2020