OPEL GRANDLAND X: SUB-LIME

Opel nos ha dado la oportunidad de probar su nuevo GRANDLAND X, un SUB de lo mas dinámico y versátil.

Nuestro modelo del prueba es el Granland X con motor 2.0, que ofrece una potencia de 177 CV y unos consumos mas que aceptables a la hora de hacer una conducción diaria, además de la comodidad que tenemos gracias a su cambio automático. Este Opel es el compacto mas grande de la marca alemana, y ha sido desarrollado sobre la plataforma EMP2 que emplean otros productos de PSA, como el Peugeot 3008. Estrena un diseño renovado que cuenta con elementos de otros modelos y un enfoque crossover.

Cierto es que el Opel Grandland X ha conseguido diferenciarse estéticamente, por dentro y por fuera, del Peugeot 3008, pero el proyecto para desarrollar un Opel Grandland X sobre la misma plataforma que el Peugeot 3008 se remonta varios años atrás, antes incluso de que General Motors vendiera a su filial Opel. En cualquier caso, es muy probable que esta sea la línea a seguir a partir de ahora por Opel, con productos que tendrán que aprovechar las tecnologías de PSA y por lo tanto la base de modelos de Peugeot y Citroën.

Opel no monta en este Crossland X la tracción a las cuatro ruedas, pero si nos da la opción de incorporar el sistema Grip Control de Peugeot y Citroën y neumáticos M+S para mejorar sus cualidades fuera del asfalto.





Un chasis muy logrado y gran suspensión nos permiten llevar el coche tanto por carretera como por terreno sin asfaltar, permitiendo una buena marcha para cada tipo de asfalto.

Su diseño es contundente y musculoso, con líneas muy marcadas y ópticas de lo más vistosas. Interiormente, se agolpan una buena cantidad de dispositivos de última generación, tales como la cámara OpenEye con reconocimiento de señales, volante multifunción, climatizador bizona, radio IntelliLink 4.0, display de información en el cuadro de instrumentos con pantalla de 3,5 pulgadas, y el ya conocido sistema de conectividad OnStar que no sólo actúa como medida de seguridad, sino que también permite conectarse vía WiFi con el coche.

Nuestra opinión es que nos encontramos ante un SUV cómodo y manejable. Tenemos un interior muy aislado, sin ruidos, y bien estructurado en cuanto a su cuadro de instrumento. Un buen puesto de conducción y una suspensión algo blanda, pero esto hace que los ocupantes gocen de una gran comodidad. Con este SUV podemos realizar todo tipo de conducción diaria, si bien podemos ir bien tranquilos por carretera y hacer Kilómetros, como si nos apetece disfrutar un buen rato y marcarnos una buena ruta offroad.

Javier Lorite